por el P. Fray Ruben Lucero