por el P. Ignacio Rey Nores