por el P. Miguel Hernndez