por el Pbro. Marcelo Marciano