por el Pbro. Daniel Kerber