por Mons. Pablo Jourdn