por el Mons. Fabin Antnez, SJ