por Mons. Arturo Fajardo