por el Pbro. Leonardo Rodrguez