por el Pbro. Ricardo Villalba