por el P. Francisco Arrondo, SJ