por el Mons. Milton Trccoli