por el P. Fray Rubn Lucero, OP