por el Cardenal Daniel Sturla (Arzobispo de Montevideo)